fbpx

¿Certificarte como en coach es una idea que te ha estado persiguiendo los últimos días o meses?

Si aún no tienes la información clara para tomar una decisión, hoy te compartiré 5 razones para certificarte como coach de manera profesional.

El coaching es una herramienta del desarrollo personal que consiste en un acompañamiento para el proceso de cambio o de mejora de una persona, sea en el ámbito personal o profesional.

En este proceso de acompañamiento participan dos o más actores según el tipo de coaching. Normalmente está El Coach (la persona que hará el proceso orientador) y por otro lado El Coachee (la persona que obtendrá la transformación).

Si te apasiona ayudar a otros en su proceso de transformación y además te visualizas viviendo de ello, certificarte como coach es un vehículo que te ayudará a lograrlo.

Eso sí, antes de darle el nuevo giro a tu rumbo profesional, debes saber algunas cosas para que no se convierta esta nueva actividad en una pesadilla y frustración.

Cada vez abundan más personas llamándose “Coach” en las redes sociales sin certificaciones, estudios ni preparación, uniéndose a una moda sin asumir las responsabilidades que esto conlleva.  

Así que estas son mis 5 razones por las decidí invertir en una certificación y ejercer esta actividad de manera profesional:

Por ética y responsabilidad

Te preguntarás ¿Acaso si quiero ayudar a otros no puedo comenzar a hacerlo sin títulos? 

Ayudar a otros siempre podrás hacerlo, pero debes saber hasta qué punto abarcar. De hecho así fue como comencé (antes de certificarme).

Por una experiencia personal que viví y una quiebra financiera en la que tuve que aprender a presión, encontré mi nueva vocación y propósito, así que comencé a ayudar a otros a conectarse con su vocación y propósito, porque ya lo había vivido (Esto es mentoring y luego te contaré sobre ello).

Hay un gran problema que viven muchas personas con las situaciones de confrontación, pueden verse afectados peligrosamente respecto a su salud mental. Esto puede desencadenar ansiedad extrema o depresión (casos clínicos).

Certificarte como coach te permitirá identificar qué personas pueden recibir coaching y qué personas deben recibir terapia o tratamiento con un profesional de la salud, por lo tanto se garantiza la responsabilidad y la ética profesional.

Calidad y Regulación de la Actividad al Certificarte como Coach

Una de las falsas creencias que más escucho relacionada con el tema es “El coaching solo es un negocio”.

Tuve la experiencia de ayudar a personas mucho tiempo sin tener mi certificación (nunca me hice llamar coach sin serlo) pero cuando viví todo el proceso que implica una certificación entendí el profesionalismo y la coherencia de hacerlo.

Ni siquiera todas las personas que comienzan el proceso de certificación lo terminan, porque implica estudio, confrontación, disciplina, esfuerzo y muchas horas de práctica supervisada y eso fue lo que más me gustó.

La Certificación, a diferencia de cursos de coaching, diplomados y maestrías,  garantiza que el Coach aprenda a seguir unos lineamientos y metodología (mediante las horas de práctica supervisada) para lograr los resultados por los que ha sido contratado sea por una persona o empresa.

Existen entidades reconocidas a nivel internacional que avalan y regulan el ejercicio de esta actividad y si estás pensando en certificarte, debes cerciorarte que la institución que esté ofreciendo la certificación esté adscrita a alguna de estas entidades: ICF, IAC, ICC. 

No hacerlo puede ser más adelante un dolor de cabeza para ti al momento de querer ser contratado, en especial por organizaciones.

Aval Internacional

La certificación es una garantía de que conoces, respetas y aplicas el proceso de la actividad del Coaching y lo ejerces de manera responsable. 

Es por eso que obtener tu certificado con el sello de asociaciones internacionales como la ICF, IAC, ICC, respaldará tu trabajo en cualquier lugar del mundo.

Ganar autoridad en el tema

Cuando comencé a ayudar a otras personas en los temas de emprendimiento y búsqueda del propósito de vida, sentía que no tenía la autoridad de llamarme “Coach”. Sinceramente no me parecía responsable darme ese título por ejemplo en mis redes sociales o en la hoja de vida.

Una de las motivaciones más grandes para hacer mi certificación era poder garantizarle a mis clientes que yo era una coach certificada y que podrían tener tranquilidad con el proceso que realizaríamos.

Certificarme como Coach Corporativo con Coaching Corp Group, me abrió muchas puertas especialmente en medios de comunicación, alianzas con empresas y me ayudó a mejorar la metodología de entrenamiento para mis programas en línea.

Abrir tu propio negocio

Si no solo estás buscando certificarte para ampliar tus habilidades profesionales, si no que quieres vivir de ello, puedes optar por aprender también a  independizarte.

La verdad es que yo nunca quise ser coach para dedicarme a ser coach y facturar por horas. 

Como empresaria, noto que solo ser coach por horas o sesiones uno a uno puede llegar a ser desgastante y con alta competencia. Sin embargo conozco muchas personas que viven perfectamente del coaching.

Para mí la certificación es un vehículo que te lleva a garantizar el proceso de transformación de alguien, sea en lo personal, profesional, financiero, empresarial o en cualquier área de vida.

Si te enfocas en áreas específicas y lo unes con tu profesión o lo combinas con tus talentos puedes comenzar un negocio del que puedas apalancarte y lograr tu independencia. Por ejemplo: programas en línea, escribir tu libro, promocionar un entrenamiento, publicar un podcast, etc.

¿Quieres independizarte? Reconoce estas 7 Etapas del Emprendimiento antes de lanzarte a lo desconocido.

¿Estás en Cali?

Obtén un descuento del 10% en tu certificación como Coach Corporativo con la IAC  y un bono de $100 USD para el programa Trasciende gracias al convenio #EmprendeCoach que tenemos con Coaching Corp.

CLIC AQUÍ