Emprender es un proceso que toma mucho tiempo.  Si llevas pocos años en este camino como emprendedor, pueden presentarte ante ti muchos obstáculos. Y posiblemente podrá pasarte por la cabeza renunciar a esta actividad.

Este post va dirigido especialmente a ti si vas a  emprender por primera vez.  ¿Estás pensando en abandonar tu trabajo para dedicarte a construir tu propia fuente de ingresos?

He acompañado a varios emprendedores en esta etapa. Algunos dan el salto, pero en pocos meses regresan a la zona donde estaban. Se vuelven a emplear. Otros pocos a pesar de la incertidumbre y los obstáculos continúan. Todo esto porque conocen el placer del camino hacia la libertad.

Te comparto el top 5 de las situaciones que pueden hacerte arrepentir de ser emprendedor.  Estas son las situaciones más comunes que socializan emprendedores y empresarios con los que trabajo.

Top 5: No entender el negocio

Puede suceder que te sientas agobiado por falta de conocimientos técnicos del negocio que comenzarás a desarrollar. Es posible que la industria a la que pertenece este proyecto, aún es desconocida para ti. Así como la dinámica del mercado. También puede pasar que el no conocer como funciona un negocio te haga abandonar.

Todo proceso nuevo requiere una curva de aprendizaje. Y si de emprender se trata, será importante reconocer el tiempo que te tomará aprender del negocio, la industria y del mundo empresarial.

Por eso es muy importante elegir un negocio que te guste y te interese. Que no sea visto como un trabajo. Que te inspire a aprender cada día de ese tema. Invirtiendo las horas que sean necesarias para llevarlo a la cima.

Además debes saber que no solo tendrás que aprender del tema que te gusta, si no también de ventas, presupuesto, procesos, innovación, liderazgo, aspectos legales, entre otros.

Top 4: Falta de enfoque, no tener un norte

Una de las ventajas de trabajar para una empresa que no es la tuya, es que ya sabes lo que tienes que hacer cada día. Tienes unas funciones claras.

Cuando renuncias a tu trabajo para emprender por primera vez, el gran problema es que no tienes idea qué hacer el primer día. No hay una guía de cómo comenzar y cómo construir tu nueva fuente de ingresos. Más aún si tienes el plan en tu imaginación.

Emprender requiere de preparación. Una cosa es saltar con seguridad a pesar de la incertidumbre y otra diferente es lanzarte de cabeza, sin un norte.

Antes de renunciar a tu empleo será importante comenzar a prepararte para la acción y construir el plan. ¡Esta fase es mi fuerte! donde te ayudo encontrar  tu propósito de vida y construir un plan de acción para ti y tu negocio, con el entrenamiento Emprende con Éxito.

 

Cuando no tienes un plan, la incertidumbre puede ganar. En pocos días te sentirás abrumado y lleno de obligaciones personales. Aquí el imán de tu zona de confort te dirá: regresa a mí.

Top 3: Miedo a vender

Supongamos que te gusta el negocio, tienes una propuesta de valor interesante y tienes un plan claro. Ahora solo tienes que salir a vender. Aquí está el gran problema para varios.

Si no vendes tú, ¿quién lo hará mejor? Recuerda que tú diriges tu barco y deberás compartir tu visión a un equipo de trabajo. Pero no podrás dejar de vender, principalmente en tu etapa inicial.

Cree en tus capacidades. Recuerda que no vendes productos si no experiencias y soluciones para los demás. Tú harás un aporte a la sociedad con lo que haces. No pienses que es un favor que te están haciendo cuando te compran.

Top 2: ¿Come tu negocio o comes tú?

Las preocupaciones del día a día de un emprendedor  que es totalmente independiente,  son sus obligaciones personales. La renta, la comida, el transporte, la familia, aportes a seguridad y salud,  pago de préstamos, etc.

Casi ningún negocio da suficiente dinero los primeros meses para pagarle al emprendedor. Es difícil que el primer negocio de tanto como para cubrir sus necesidades básicas por lo menos del primer año. Es más, a veces te pide el doble.

Y aquí comienza la pregunta catastrófica de la semana cuando te ingresa algo de dinero proveniente de una venta: ¿Uso el dinero para mí o hago crecer mi negocio? Suena terrible pero la respuesta es que hay que hacer crecer tu negocio para que algún día este pueda darte de comer a ti.

En esta etapa, la creatividad y el ingenio del emprendedor se tiene que hacer notar. Debes empezar a pensar en modo presente y futuro a la vez.  Presente para evaluar opciones que te permitan apalancarte mientras tu negocio despega y poder sobrevivir. Y en modo futuro, construyendo tu fuente de ingreso que en el algún momento deberá despegar.

Top 1: Perder la fe

Definitivamente, la primera razón por la cual un emprendedor renuncia a su libertad, es porque pierde la fe en sus proyectos y capacidades.

El miedo, la angustia y la inseguridad predominan muchas veces sobre los sueños, así que los deja en eso: simples sueños, ideas de papel.

Lo que te hará nunca arrepentirte de elegir el camino del emprendedor o camino del guerrero es pensar siempre positivamente. Saber que no hay errores, sólo lecciones y que cada día es una oportunidad nueva para comenzar.

Si eres emprendedor, comparte tu historia con otras personas que leen este post.

Espero te haya sido útil esta información. Encuentra más consejos y herramientas para emprender en mis redes sociales Facebook  o Instagram como @vivianreyesl

Puedes leer también:

YA TENGO MI IDEA DE NEGOCIO ¿AHORA COMO COMIENZO?

11 COSAS QUE DEBES SABER ANTES DE EMPRENDER UN NEGOCIO 

¿Cómo hacer un PLAN DE ACCIÓN en 5 pasos?