Seleccionar página

Una de las cualidades más importantes para un emprendedor es la Autodisciplina. Para lograrlo se requiere de una serie de hábitos que le permitan avanzar cada día en lograr sus objetivos.

Tú puedes emprender un proyecto personal, social o empresarial. Para todos vas a necesitar de esta cualidad.

Siempre que quieras cumplir cualquier objetivo, vas a necesitar de Autodisciplina.

Es por esto, que en mi Post de hoy quiero compartirte 7 hábitos que te ayudarán a AUTODISCIPLINARTE.

Aprender a ser disciplinado requiere de 100% práctica. Hoy te revelaré una importante información que te acompañará en ese camino.

Depende solo de ti el uso que le des a la información que te estoy dando. En mi caso, cada año cumplo entre el 80% y el 90% de objetivos que me propongo. Así que quiero ayudarte a que tú también cumplas los tuyos. ¡Ánimo!

 

Siempre descubre y recuerda tu vocación, razón o propósito

Si frecuentemente no cumples tus objetivos, puede que lo que tengas no sea pereza o inconstancia.  Lo que te puede suceder es que estés haciendo algo que te toca. Aunque puede beneficiarte directamente, no te inspira emoción hacerlo. Esto es una señal de no estar viviendo tu propósito o no estar practicando tu vocación.

Una de las claves para tener disciplina es que todas tus actividades estén orientadas al cumplimiento de un gran propósito. Cuando vives tu vocación, encaminas cada cosa que haces durante el día al logro de dicho objetivo. Pregúntate siempre ¿Cuál es la razón de fondo por lo que estoy haciendo esto? La razón es lo que te permitirá levantarte a dar el paso, así la actividad por sí sola te parezca incómoda o implique un mayor esfuerzo.

Sea para crear tu propio negocio, mejorar tus hábitos alimenticios o de deporte, esta cualidad debe acompañarte.

Me puede dar mucho sueño o “pereza ir al gym” en este momento. Lo que me inspira para hacerlo no es “pensar en el gym” sino en la razón por la que voy: mi salud y bienestar.

 

Visualízate a futuro

Imagínate en un panorama A y en un panorama B. En el primero, piensa cómo será tu vida en 5 años si decides transformar tus hábitos hacia el cumplimiento de tu objetivo. ¿Qué resultados tendrás en este tiempo?

Igualmente, visualízate en el panorama B. ¿Piensa cómo será tu vida en 5 años si sigues haciendo hoy, lo mismo que ya haces?

Si el resultado del panorama B no te gusta, definitivamente ésta es una cualidad que debes comenzar a trabajar. ¡Este panorama te dice que debes hacer cambios!

Imaginar el panorama A o el B te servirán de recordatorio para tener presente lo que quieres.

Siente pasión por lo que haces

El combustible para que te levantes a hacer lo que tienes que hacer así no lo quieras en ese momento es la pasión.

Piensa en los deportistas que compiten. Deben prepararse para sus campeonatos y desarrollar hábitos para lograr sus metas. En sus calentamientos seguramente tienen que hacer ejercicios que no les gusta. Pero, todo esto hace parte de la preparación. Ellos aman su deporte y es lo que los mantiene vivos así tengan que pasar por actividades, horarios o esfuerzos que no quisieran.

Pregúntate ¿Cómo esta actividad aporta a mi propósito o vocación? Si no aporta para nada, revisa que hacer o elimínala de tu lista. Si aporta positivamente, valórala y cúmplela con amor, porque sabes que te llevará a donde quieres.

Realizar tu Plan de Acción

Sin plan de acción no hay cumplimiento de objetivos. Consciente o inconscientemente debes hacerlo. Es la serie de pasos que tienes que ejecutar hasta llegar a tu objetivo principal.

De manera que siempre ten muy claros tus objetivos personales. Defínelos a largo, mediano y corto plazo.

Utiliza herramientas que te permitan el cumplimiento de tu plan.

Cada día avanza un paso, establece tus hábitos

Ya tienes tu plan, tu combustible y tu razón. Con miedo o sin él, avanza un paso. Realiza tan solo la primera tarea. Comienza una actividad para activar tu Plan de Trabajo y cada día marca como “realizado” algo. Lo mínimo que sea pero hazlo.

Si quieres escribir un libro, comienza por tu tema principal. Fragmenta tu tema en contenidos y cada día escribe un párrafo. No debe ser perfecto. Sólo hazlo que ya vendrá el tiempo para mejorar lo escrito.

No pienses si vas bien o mal, solo camina hacia tu objetivo y disfruta tu actividad.

 Apóyate de maestros y mentores

Para lograr lo que quieres debes estar muy bien rodeado. No significa acompañado de las personas que quieres y te quieren. Necesitas identificar personas que te aporten positivamente al cumplimiento de tus metas. Aunque muchas personas te quieren, pueden tener miedos y reflejarlos en ti. Escucha más no creas todo lo que te dicen. Toma como referencia a las personas que han logrado grandes cosas en su vida. Si eres deportista o artista, estudia a los más destacados. Si quieres un negocio, aprende de los que ya lo tienen y aún siguen con él. Ten mucho cuidado de quien recibes tus consejos para cumplir tus objetivos.

Aprender del error y mejorar continuamente

El hecho de que haya un plan, una razón y la mejor energía no es sinónimo de que todo ya está terminado. En especial si esta es la primera vez que comenzarás a poner en práctica conscientemente esta cualidad.

Es posible que en el camino cometas errores. Agradece y tómalos como aprendizaje. Esto te convertirá en experto. No está mal fallar pero sí quedarse en el error y no remediarlo. La persona autodisciplinada aprende de sus errores y establece planes de mejora para continuar el camino que lo llevará al éxito de sus objetivos.

Espero te haya sido útil esta información. Encuentra más consejos y herramientas para emprender en mis redes sociales Facebook  o Instagram como @vivianreyesl

Puedes leer también Cómo Cumplir Metas Personales


Apoyando a “Lee lo que quieras pero lee” 



Una campaña de Biblioteca Nacional y MinCultura