Cuando se emprende por primera vez, normalmente no se cuenta con todos los recursos para hacerlo. Recursos financieros, humanos y físicos.  Esto hará que el emprendedor pueda sentirse solo o en desventaja en su proceso inicial.  En ese caso una buena estrategia es encontrar aliados para tus negocios.

A menos que la idea haya comenzado en un grupo de varios emprendedores, construir un equipo de trabajo no será tan sencillo. Mucho menos si la inversión para comenzar el proyecto es baja.

Entonces, de lo que tendrás que valerte como recurso, será La Negociación. Ésta es una buena estrategia para darte a conocer e impulsar tu marca. Para ello deberás buscar aliados y elegirlos de acuerdo a tus necesidades y objetivos.

Hoy te comparto 5 recomendaciones para elegir mejor a tus aliados e impulsar tu marca. Estos pueden ser proveedores, distribuidores, promotores y mentores. Así como consultores, medios de difusión, influenciadores e incluso competidores.

Identifica tus necesidades

En primer lugar organiza tu estrategia de negocio. Así tendrás claro lo que requieres. Define tus objetivos corporativos para enfocarte en ellos. Así en tus reuniones no hablarás de temas que no van al caso.

Para construir la estrategia, será importante hacer un diagnóstico de la situación actual de tu negocio. Pregúntate cuáles son las mayores fortalezas y debilidades de tu negocio. Así tendrás identificado lo que puedes  salir a ofrecer para encontrar aliados (fortalezas) y lo que necesitarías de ellos (debilidades).

¡Identificar esto ya será tu as debajo de la manga para tu próxima negociación!

El grupo objetivo

Ten en cuenta cuál es tu grupo objetivo o el público de tu marca. ¿Quiénes serán tus clientes? Identifica y estudia sus necesidades, gustos, preferencias y hábitos. Lo que frecuentan ver, escuchar, lugares que visitan, cómo piensan y cómo actúan. Revisa quién más puede estar interesado en el mismo público.

Encontrar aliados y clasifícarlos en una base de datos

Crea una base de datos de tus clientes.  Igualmente de todas las personas y empresas que puedan llegar a tener una relación directa o indirecta con tu marca. De esta lista saldrán tus futuros aliados. Clasifícalos como proveedores, medios de comunicación, entidades de apoyo y mentores. También si es tu caso amplía la lista con consultores, distribuidores, promotores, etc.

Investiga entre tus clientes en qué lugares les gustaría encontrar tus productos. ¿En qué otros productos complementarios estarían interesados? Comienza a construir información que optimice la búsqueda de tus aliados. Tus propios clientes te darán las mejores respuestas.

Relaciones públicas

¡Sal a buscarlos! Ya tienes claro lo que necesitas, lo que tienes para ofrecer y lo que necesitan tus clientes. Pregúntate en dónde pueden estar tus aliados y ve tras ellos. Asiste a eventos, visítalos, llámalos y plantéales que tienes una propuesta interesante para su negocio. Escríbeles por redes sociales o invítalos a un café. Para llegar a ellos hay muchas alternativas.

Lo único que necesitarás es actitud y determinación para estar ante ellos. Lo importante es poder presentarles tu propuesta y definir cómo podrían trabajar juntos.

Agenda la reunión, revisa objetivos, plan de trabajo y prioridades

Será muy importante que en la primera reunión se comuniquen cuáles son las necesidades de ambas partes. Definan en qué aspectos son más fuertes cada uno. También sus objetivos, los resultados que esperan obtener, el grado de interés y la prioridad. Estas últimas porque no todas las empresas van al mismo ritmo ni tienen el mismo grado de interés.

Lo que tú quieres en un mes, la otra empresa puede quererlo a un año. Si piensan trabajar juntos, comenzarán uno a insistir y el otro a alejarse, si no tiene claros los tiempos.

Una vez coincidan en que tienen un mismo fin, se podrán complementar uno con el otro. Si existe “feeling” y  tienen la misma prioridad, lo mejor será hacer un contrato o un documento. Allí quedará por escrito el compromiso de ambas partes para llevar a cabo el negocio acordado. Y posterior a este, una herramienta fundamental será el plan de trabajo. Donde se asignan responsabilidades y fechas para el cumplimiento de metas de ambas partes. Esto acompañado de reuniones periódicas que se cumplan con responsabilidad.

¡Mucho éxito en esta etapa y que comiencen los negocios!

Espero te haya sido útil esta información. Encuentra más consejos y herramientas para emprender en mis redes sociales Facebook  o Instagram como @vivianreyesl

Puedes leer también:

YA TENGO MI IDEA DE NEGOCIO ¿AHORA COMO COMIENZO?
¿CÓMO CONSTRUIR UNA NUEVA FUENTE DE INGRESOS?