Seleccionar página

Emprender un negocio podría sonar sencillo y al ver tantas fotos de emprendedores presumiendo su libertad financiera, viajando y consumiendo moda, podría pensarse que se logrará una estabilidad financiera de la noche a la mañana.

Esa imagen de éxito es la que motiva a muchas personas a dar el gran salto de su vida. Pero luego se encuentran con un valle desierto de infinitos retos y obstáculos. Muy pocos logran sobrevivir en él.

¿Acabas de dar el paso hacia tu libertad pero a veces la pasas muy mal?  ¿Tienes múltiples obligaciones y aún no practicas un hábito de manejo del dinero? Esta información es para ti.

Soy emprendedora hace 11 años. He tenido que acudir a mi imaginación para no dejar de hacer cada día lo que me gusta y estar pendiente de mis negocios a diario. Cada emprendedor tiene su forma de seguir el camino. Pero hoy quiero compartirte lo que me sirvió y espero que a ti también te sirva mucho.

Ten claras las obligaciones personales

Estas son las que frecuentemente están detrás de ti, acosándote y estresándote. El arriendo, los servicios, tu alimentación, el transporte, la seguridad social, tu plan de salud, cuota familiar, bancos, etc. Son tus gastos vitales y tendrás que pagarlos sí o sí.

Si no las tienes porque estás aún dependiendo de alguien, será muy importante comenzar a adquirir responsabilidades, porque aquí está el reto más grande de un emprendedor.

Toma nota y ten muy claro, cuáles son tus gastos fijos (vitales). Identifícalos mes a mes, e identifica qué cosas debes pagar cada año.

Tu primera meta será conseguir el total de lo que suman tus gastos y ojalá un 40% más.

Urgente, debes salir de deudas malas

Mucho cuidado con lo que compras con tus tarjetas de crédito. Usualmente hay muchas excusas de por qué usarlas. Si me preguntas a mí, te diría que las canceles todas. Llevo más de 5 años sin una y ha sido lo mejor para mí.

Asegúrate que si tienes un crédito sea en algo que te puede dejar preferiblemente una renta y permita que el crédito se pague solo.

Si no estás seguro de poder pagar algo, no te endeudes en nada. Ni con familiares, ni con bancos. Te ahorrarás un dolor de cabeza.

Bájale a tus gastos personales, si el emprendimiento es tu única fuente de ingreso

No pretendas vivir de tu emprendimiento en los primeros meses. Imagínate que la fase inicial es como sembrar una planta, ¿qué sucede si al nacer la primera hojita se la arrancas?, es más difícil que crezca y de su fruto. Igual sucede con los negocios, primero alimentas la planta y luego la planta te alimentará a ti. Puedes ponerte un sueldo mensual, pero algunas veces tendrás que sacrificarlo.  En esta etapa no te emociones si ves mucho dinero pasar por tus manos, porque no es todo para ti. Evita los lujos y el derroche en cosas pasajeras.

Segunda fuente de ingresos: Negocios por mensualidad o a comisión, tú manejas tu tiempo

No todos los meses un negocio es rentable. Puede tener sus temporadas y esto puede afectar tus finanzas. Para solucionar esta situación, lo que hago es tener planes que ofrezco a mis clientes (consultorías y otros), donde ellos me pagan una mensualidad a cambio de unos servicios o por comisión. Con estos pagos mensuales cubro mis gastos personales y lo que me deja mi negocio es adicional para ir ahorrando.

Revisa opciones de cómo obtener rentas, alquila algo como por ejemplo habitaciones en tu apartamento si vives sólo, esto puede servirte para apalancarte con otras personas, disminuyendo parte de tus gastos fijos.

Busca como hacerte mensualidades, pueden ser asesorías, clases, eventos, etc.  Utiliza tu creatividad PERO ESO SÍ, no cambies más del 50% de tu tiempo por dinero. Te debe quedar suficiente para tu negocio.

Concentrarse y priorizar

Concéntrate en tus planes personales y fortalece tu autodisciplina. Llegarán muchos distractores a tu vida que podrán hacerte desenfocar, tanto por el manejo de tu tiempo como por los gastos en cosas no importantes o prioritarias.

Distribuir bien el dinero

El segundo reto más grande del emprendedor, en cuanto a manejo de su dinero, es aprender a distribuir el dinero que le ingresa. Si aún no sabes cómo hacerlo te invito a leer mi post cómo organizar tu presupuesto  donde explico cómo distribuir el dinero y cuáles son los porcentajes ideales, que me han servido para crecer mi bolsa.

Por un lado están tus ingresos personales (mensuales) que deberían tener la distribución sugerida y por otro lado, están las utilidades que dejan tus negocios. De los cuales sugiero dejar el 50% para ti y el otro 50% para reinvertir en el negocio o para construir otra fuente de ingreso. AL 50% que te corresponde, hacerle la distribución sugerida.

 Aumentar ventas y negociaciones

Cada día debe ser tu misión personal, vender tu portafolio y tus servicios, fortalecer tus relaciones públicas. Los primeros años, dedícate a crecer y a engordar tu marrano

Para sobrevivir mientras emprendes, deja los lujos para después. Lo primero es poner a funcionar tu modelo de negocio. Si quieres crecer como empresario y ser independiente financieramente, deberás invertir en fuentes (negocios y proyectos) que te generen rentas.

 

 

Espero te haya sido útil esta información. Encuentra más consejos y herramientas para emprender en mis redes sociales Facebook  o Instagram como @vivianreyesl

Puedes leer también:

YA TENGO MI IDEA DE NEGOCIO ¿AHORA COMO COMIENZO?

11 COSAS QUE DEBES SABER ANTES DE EMPRENDER UN NEGOCIO 

¿Cómo hacer un PLAN DE ACCIÓN en 5 pasos?