Seleccionar página

¿Te preguntas constantemente por qué no te rinde el dinero hasta el fin de mes? ¿Algunas veces debes pedir prestado para pagar tus deudas y te pones al día cuando te entra tu pago? Estos son algunos síntomas que te indican que algo no está bien con tus finanzas personales.

 

Para aprender a manejar tu dinero no es necesario inscribirte en cursos especiales ni haber estudiado
alguna carrera específica. La buena noticia es que la salud financiera se construye con una serie
hábitos diarios.

Si comienzas a poner en práctica estos hábitos,  muy pronto comenzarás a ver mejores resultados con tus finanzas. A simple vista parecen muy obvios pero llevarlos a la realidad no siempre es tan fácil para todos.

Ten claro tu presupuesto

Analiza tus obligaciones del mes y del año. Verifica que tus ingresos sean superiores a tus gastos. Preferiblemente que tus gastos totales no pasen del 80% de lo que te ingresa.

Una  buena alternativa para analizar cuáles son tus gastos, es guardar todos tus recibos y facturas durante un mes o dos. Cada semana o cada quince días, haz las cuentas para saber en qué te gastas tu dinero.

Al pasar los dos meses, ya tendrás un estimado de tus gastos por rubros, por ejemplo, mercado, salidas a comer por fuera, transporte, etc. ¿Realmente te queda dinero al final del mes?

Dinero recibido, dinero distribuido

Inmediatamente recibas tu pago, congélalo. Distribúyelo por rubros. Aparta un 10% de todos tus ingresos para el ahorro. Pero no el ahorro para salir de viaje o comprar el último celular. Este ahorro será únicamente para invertir en algo que más adelante te genere una renta.

Si estás comenzando con tu negocio o tienes una empresa en funcionamiento debes ser muy consciente que el dinero que te pagan tus clientes no es tu dinero. Es para cubrir los costos y gastos de la operación. Debes tener un sueldo estimado y poder vivir con ello. Si el sueldo no te alcanza, es importante explorar otras estrategias pero jamás gastarte más de lo que te corresponde.

Adiós a las malas deudas

Cuando pidas un crédito, asegúrate que cumples con las condiciones para pagarlo. Preferiblemente invierte en algo que te genere rentas y te aporte valor. No utilices tarjetas de crédito para cosas pasajeras como ropa,
comida o mercado.

Si en este momento tus deudas son altas y no estás recibiendo ningún beneficio, revisa una estrategia para salir de ellas.

Cuando quieras comprar algo que se pase de tu presupuesto, pregúntate primero si realmente lo necesitas o si puedes esperar. Respeta los porcentajes de distribución y busca preferiblemente alternativas para ganar más dinero en lugar de gastar de otros rubros.

El dinero de tu negocio no es el mismo de tu bolsillo

Recibir dinero de clientes puede convertirse en una trampa. En especial si estás pasando por alguna dificultad económica. Recuerda siempre que el dinero de tu negocio ya está comprometido. Respeta siempre las políticas de pago de tu empresa.

Al comenzar con tu emprendimiento es posible que no alcance para pagarte lo que tu esperarías recibir. Debes tomar decisiones al respecto y revisar un plan que no afecte las finanzas de la empresa. Consúltalo con tu contador.

Construye fuentes de ingreso, no solo ingresos

No te conformes con una sola forma de generar dinero. En lugar de adquirir deudas en artículos que con el tiempo se acaban, invierte tu dinero en activos que te generen rentas. Haz crecer tu negocio y ¿Por qué no? Aprende otras formas de inversión.

Si eres empleado o empresario, ahorra dinero del sueldo que recibes. Con lo que logres ahorrar, invierte poco a poco en otros proyectos que te generen más dinero. Ni el empleo, ni la empresa es seguro. Pero tu si puedes estar preparado con más recursos cuando alguna de tus fuentes de ingreso principal por algún motivo no funcione.

Espero te haya sido útil esta información. Encuentra más consejos y herramientas para emprender en mis redes sociales Facebook  o Instagram como @vivianreyesl

Puedes leer también:

¿Cómo construir una nueva fuente de ingresos?

¿Cómo sobrevivir mientras emprendes?

5 Indicadores para revisar tus finanzas personales

 

Comienza tu transformación

Conoce nuestro programa Trasciende Reto de Transformación de 120 días