Seleccionar página

¿Ya tienes clara tu idea de negocio y estás seguro de lo que vas a emprender? ¡Es hora de darle vida!  Sí aún no sabes cómo comenzar, en este Post te orientaremos al paso siguiente para materializarla.

Definir la idea de negocio no es tan fácil como parece. Así que si ya la tienes definida es porque has trabajado como mínimo en un proceso previo.

Este post está dirigido a ti si tienes completamente clara tu idea. De lo contrario, lo mejor es que inicies un proceso de entrenamiento previo.  De manera que no pongas en riesgo tu tiempo y tu dinero en ideas que no llevarás a cabo.

Respóndete estas preguntas:

  • ¿Tienes claras las necesidades de tus clientes?
  • ¿Es una idea que te apasiona?
  • ¿Conoces sobre el tema que vas a emprender?
  • ¿Esta idea tiene un componente diferenciador, innovador o social?
  • ¿Realizaste un plan de negocio previo?

Para pasar del plan a la acción, necesitas como mínimo tener tus productos y servicios bien claros.  De igual manera el segmento de clientes al que vas a llegar para solucionarles su problema.

¡Qué comiencen las ventas! 

Lo primero para comenzar a darle vida a tu idea de negocio ES vender. No te preocupes en dónde vas a hacerlo. No esperes a tener una oficina, bodega o local comercial. Simplemente comienza a ofrecer tus productos y vende. Esta etapa de tu proceso tendrá como objetivo principal validar tu idea.

Realiza primero un prototipo de tu idea de negocio

Diseña bien tu producto o planea el proceso del servicio que vas a ofrecer.  Haz la primera prueba: imprime, construye y arma la versión real de tu producto. Si es un servicio, ponlo en práctica con un cliente.

Saca una cantidad mínima de productos. Aunque el costo por unidad es más alto que comprar al por mayor, te ahorrará dolores de cabeza.

Valida tu producto

Aprovecha las primeras ventas para interrogar a tus clientes y documentar la información que te den. Así para la segunda producción podrás hacer mejoras y posiblemente ir aumentando gradualmente la cantidad de productos para ofrecer.

Ten en cuenta lo que puede funcionar y lo que no. Revisa si tus clientes están de acuerdo con el producto, la imagen, el precio, los canales de distribución, las formas de pago, etc. Evalúa si coincide la propuesta de valor que tienes en mente con lo que verdaderamente quieren los clientes.

Puedes leer: 5 PUNTOS QUE NO PUEDEN FALTAR EN TU INVESTIGACIÓN DE MERCADO

Innova

Mantén comunicación constante con tus clientes y conoce de cerca sus necesidades. Esto te ayudará a hacer cambios necesarios en tus productos o servicios, adelantarte a sus intereses e incluso sacar nuevas líneas de productos o servicios para ofrecerles.

Regresa a tu Plan

Al principio de este post te dejé la sugerencia que para comenzar a ejecutar tu idea de negocio, tendrías que tener un plan o un proceso previo a la definición de esta. Pues bien, después de haber iniciado la venta de tus primeros productos o servicios, debes haber recolectado bastante información de la aceptación que tuvieron las primeras unidades y los cambios necesarios para que las cosas funcionen mejor o en definitiva, decidir si el negocio no funcionará.

Contrasta la información inicial que tenías en el plan, con la información obtenida en la realidad y haz los ajusten pertinentes.

Comienza la planificación de una segunda fase de validación con las mejoras ya aplicadas. Repite el proceso, una vez tengas documentada la información o el feed back que te dan tus clientes. Regresa al plan hasta que puedas definir estrategias coherentes con la realidad.

Puedes leer: 10 RECOMENDACIONES SI VAS A EMPRENDER UN NEGOCIO POR PRIMERA VEZ

Cada día será importante invertir tiempo y dinero en tus conocimientos. Por un lado enfócate en aprender más del tema relacionado con tu idea de negocio (industria). Por otro, preocúpate por saber más acerca del mundo de los negocios (empresas). También aprende cómo construir un modelo de negocio, hacer análisis financieros, estrategias de marketing, aspectos legales entre otros.

Y por último, aprovecha cualquier oportunidad para apalancarte 

A medida que vayas avanzando en la ejecución de tu proyecto, establece buenas relaciones con personas y empresas. Busca ganar siempre apoyo financiero. Puede ser con entidades de fomento empresarial y capital semilla. Así como mentores, distribuidores, aliados estratégicos y demás. Todos ellos te serán útiles para tu crecimiento.

Y ahora sí ¿Qué esperas para comenzar? Si después de haber leído esto, sigues con alguna duda para poner en marcha tu idea, escríbeme para orientarte.

Espero te haya sido útil esta información. Encuentra más consejos y herramientas para emprender en mis redes sociales Facebook  o Instagram como @vivianreyesl

Puedes leer también:

Rediseña tu Proyecto de Vida

7 Hábitos que te ayudarán a autodisciplinarte